Colores


BLEU PERLE BORDER COLLIES


En esta sección mostramos los colores -colores de capa- más frecuentes en los Border Collie, cuyo pelaje puede mostrar tonalidades muy variadas, desde el blanco y negro hasta el red merle, o mirlo rojo, pasando por el azul, el azul mirlo, el marrón-chocolate, o combinaciones y variaciones de éstos.
En cualquier caso, y aun cuando desde un punto meramente estético, una persona pueda tener preferencia por unos u otros colores -desde los más tradicionales a los más excepcionales-, lo cierto es que no deja de ser un factor adicional a considerar, entre otros no menos importantes como el instinto, y la aptitud / actitud para el trabajo, valores esenciales para la raza, a los que sumaremos la concurrencia de los elementos propios del estándar.
De nuevo, y como no podía ser de otro modo, la genética juega un papel esencial, y la concurrencia de genes -dominantes y recesivos- determinarán que nuestro perro tenga un determinado pelaje. El color de la capa, así como las mucosas de nuestro perro está determinada por la melanina, un pigmento que puede ser de dos tipos: la eumelanina y la phaeomelanina.
En función de cómo influyen en el color de la capa, podemos distinguir entre genes que afectan a la coloración básica, y genes que modifican esta coloración básica. El estándar admite todo tipo de coloraciones, si bien el blanco nunca debe prevalecer sobre el resto.

BorderCollie

La combinación de colores blanco y negro es, sin lugar a dudas, la más habitual. La trufa, de color negro intenso, destaca especialmente en estos ejemplares. Concurre en estos ejemplares un dominante B (que determina el color negro). Los ejemplares pueden ser homocigóticos (BB) o heterocigóticos (Bb), pero en cualquier caso, serán de color blanco y negro.

BorderCollie

El denominado Border Collie azul o gris, supone la presencia de un gen de dilución, de forma que la intensidad del color negro queda matizada, hacia tonalidades pizarra o gris oscuro. Al igual que ocurre con otras combinaciones genéticas, la diferenciación del color del pelaje se aprecia o es más notable quizás mejor en los cachorros que en los adultos, cuyo pelaje tiende a oscurecerse.

BorderCollie

Contrariamente a lo que se suele pensar, el gen mirlo (merle) es dominante, por lo que únicamente precisa de un alelo M para tener esta coloración tan característica. El gen M actúa sobre la eumelanina, y conlleva la dilución, en mayor o menor grado, del color de base -marrón o negro, según los casos (azul mirlo -blue merle- o rojo mirlo -red merle-).

BorderCollie

El gen extensión (gen ee) "enmascara" en cierto modo el color que, genéticamente, tiene el perro. Este color puede revelarse a través de indicios, como el color de la trufa, los labios o los párpados. De esta forma, si estos elementos son de color negro, el perro será, genéticamente, de color negro. Si la trufa es de color marrón, subyacerá el color chocolate. Si, por el contrario, la trufa es grisácea, será de color gris -negro diluido- y lilac, si la trufa fuera de color crema o rosácea.

BorderCollie

El gen tricolor es recesivo, de modo que únicamente se mostrarán los caracteres que le son propios cuando concurran los dos alelos tricolores. Cuando el color de base sea el dominante negro, el perro será tricolor negro. Salvo contadas excepciones, del cruce de dos tricolores sólo saldrán cachorros tricolores.

BorderCollie

Supone la presencia de caracteres merle sobre una base tricolor negro. A diferencia de lo que ocurre con el gen dilución, que matiza los tonos de forma más homogénea, el merle produce una dilución irregular, más o menos intensa.

BorderCollie

Los ejemplares chocolate (también conocidos como marrones o color hígado) tienen la trufa de color marrón y ojos también marrones o verdosos. El hecho de que el alelo "b" sea recesivo -frente al dominante B, negro- implica que los ejemplares marrones (cholocate) necesariamente serán "bb". Sobre este color, al igual que ocurre con el negro, pueden influir otros caracteres, que determinarán otras capas, diferentes al color sólido o uniforme (merle, diluido...).

BorderCollie

De estructura genética similar al tricolor negro, si bien el color de base es el marrón, en lugar del negro. El gen tricolor es recesivo, de modo que únicamente se mostrarán los caracteres que le son propios cuando concurran los dos alelos tricolores.

BorderCollie

La utilización del término "red" deriva de la denominación que, sobre todo en Estados Unidos, se ha venido dando a los ejemplares marrones (nada que ver, por tanto, con el ee red o golden red). Las características genéticas de los "red merle", chocolate merle, o mirlo rojo, son similares a las del blue merle, con la diferencia de que el color de base es el marrón, y no el negro. Desde un punto de vista meramente numérico, los ejemplares de mirlo rojo son mucho menos frecuentes que los azul mirlo. En estos supuestos, tendremos un ejemplar "bb", que determina el color chocolate, más el gen merle (M).

BorderCollie

Al igual que ocurre con los ejemplares grises o azules, los lilac tienen un gen de dilución sobre el color básico marrón. De nuevo, la combinación con el blanco suele ser la más habitual. La trufa suele de ser de color marrón o crema, indicadora del color marrón de base.

BorderCollie

El pelo de los ejemplares sable (arena) muestran una interactuación de la eumelanina y la phaeomelanina, de forma que es de un color más claro en la parte de la raíz y se oscurece más hacia las puntas. Resulta un color cobrizo, en sus distintas tonalidades, que suele combinarse con el blanco, en mayor o menor medida. Al igual que ocurre con otras capas, el color de las mucosas revela la base de color subyacente.

BorderCollie

Sin lugar a dudas, uno de los colores menos frecuentes en esta raza. Puede resultar del cruce entre un Border tricolor y un mirlo. Los caracteres propios del mirlo -moteado- se muestran de forma más apreciable cuando es cachorro, tornándose más uniforme a medida que crece. El perro es portador del gen "sable" (arena) en el alelo A (agouti) pero no del doble recesivo sobre el alelo dominante negro, de forma que el color típico del sable no se manifiesta en la forma habitual.